viernes, 21 de agosto de 2015

Investigar y vivir la reivindicación feminista en las calles


Llegué de Chiapas directamente a un aula blanca de la universidad de la UPV/EHU. Estudios de investigación feministas y de género.

Estudiar...
Investigar...
Feminismo fluyendo por las venas.

Intento tener la cabeza y el corazón tranquilo para poder escribir, pero no sé si es posible. No es por el calor ni por ser verano, es por lo que ocurre TODO EL RATO a mi alrededor.
Un nuevo intento de violación a compas cercanas.
Un tipo que quema la Sierra de Gata matando sueños y esperanzas de vida.
Otro tipo que mata a su ex compañera y a la amiga de ésta, sólo por ir a recoger sus cosas.

Me asombro, noto cómo me atraviesa la violencia por todos los poros, porque investigar sobre ella es lo que tiene, que la sientes hasta las entrañas.


Intento buscar espacios de seguridad para mí, donde estar tranquila, donde me sienta en calma. Y los encuentro, siento cómo las amigas me protegen para poder volver al trabajo, a recoger documentos, carteles, pegatinas de protestas feministas de los últimos 45 años.


 Me siento cansada, agotada... pero con rabia, con ira. Se repiten las mismas demandas una y otra vez. ¿Qué es lo que no entienden?

Nos llega un mensaje al móvil... de nuevo otro tipo ha matado a su compañera de vida.
Su compañera... ¿en serio fue la solución?

 
Cierro los ojos, la sien me va a reventar mientras la rabia fluye por mis venas.

Estoy harta, cansada. Pero sin miedo.
No hay miedo.
Ya no hay miedo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Opina!!